4. CONSOLIDAR LAS LÁPIDAS CERVANTINAS.

En restauración entendemos como consolidación aquellos tratamientos cuya aplicación supone una mejora en la estabilidad de las partes constitutivas del bien. Es muy importante detectar previamente las zonas que lo requieren, pues se trata de un paso fundamental que de no cumplirse correctamente puede terminar favoreciendo desprendimientos y pérdidas de parte del original.

Entre las tareas de consolidación que estamos acometiendo se encuentra el relleno total de las fisuras, grietas y oquedades, que mejoran notablemente la cohesión de las piezas y frenan procesos de alteración internos que pondrían en peligro el futuro de la obra.

Otro de los trabajos destacados es la realización de una lechada nueva, procurando en todo momento su penetración completa en las líneas de unión de las baldosas. Con ello garantizamos su estabilidad y anulamos la posibilidad de que la humedad penetre.

04

Leave a Reply