03. ALTERACIONES ANTROPOGÉNICAS EN LAS LÁPIDAS CERVANTINAS.

La suerte que han corrido los azulejos cervantinos en sus cien años de vida ha sido diversa según los casos. En los peores desaparecieron y en los mejores permanecieron sin recibir nada más que la suciedad propia del medio ambiente.

Sin embargo, contamos con algunos ejemplos que fueron intervenidos y otros tantos que fueron trasladados. De este modo, sabemos que fueron mudados de ubicación los que hoy se encuentran en las calles Laraña, Joaquín Guichot y Avenida de la Constitución (Arco y SAS). En los dos primeros casos, se dio la circunstancia de que en su recolocación, se cometieron errores en la disposición de algunas baldosas. Un error que hoy resulta difícil de solucionar, puesto que su arranque conllevaría un daño enorme sobre la pieza. Sí es común en estos azulejos movidos la aparición de fisura y la restitución de volúmenes perdidos con cemento y otras sustancias industriales que a la larga han sido perjudiciales para la conservación y estética de la lápida.

Por ello, durante el proceso de limpieza se están levantando estos añadidos, descubriendo las oquedades producidas por su traslado y volviendo a reintegrarlas volumétricamente, para posteriormente devolverle el color.

03

 

Leave a Reply